Explotación animal: Experimentación con todo tipo de animales, escala de dolor y cifras


experimentación en ratones de laboratorio
Jaulas pequeñas con barrotes como base para facilitar limpieza

Más de 400.000 animales mueren al día por experimentación y cada año aumenta un 5%, ya sea para investigación básica, biomédica y militar, pruebas de productos, y educación y formación.


Los animales utilizados para investigar pasan toda su vida en pequeñas jaulas, sin enriquecimiento ambiental. Los experimentos suelen causar dolor e incluso la muerte de muchos animales. Es por ello que en la experimentación se clasifican a los animales según el dolor: leve, moderado, severo o por muerte.


En el 2015 España usó 68.439 veces a animales en experimentos con “dolor severo” y 331.234 con “dolor moderado”. Un total de 75.027 animales no se recuperaron y murieron.


De entre los procedimientos encontramos:

  • privación de alimento, agua o sueño

  • aplicación de productos irritantes, corrosivos o abrasivos,

  • infección con enfermedades,

  • mutilación

  • modificación genética

  • ...

  • Ciencia

  • Animales explotados: Primates, Aves, Roedores, Peces, Cerdos, Ovejas, Perros, Gatos

Protección Animal
Inyección de enfermedades en animales


La explotación con animales en el mundo de la ciencia se basa en experimentar en animales vivos para descubrir la cura para enfermedades humanas. Para ello, inducen la enfermedad en el animal con ello:


  • no se tiene en cuenta que cada especie reacciona de una manera diferente ante una misma enfermedad y un mismo tratamiento

  • hay tratamientos nocivos para los animales que son buenos para los humanos y viceversa.

  • las enfermedades naturales no se comportan igual que cuando éstas son inducidas

  • después de experimentar con animales, se experimenta con personas, por lo que se duplica el tiempo en sacar una cura

Hoy en día existen numerosas alternativas a la experimentación animal que no implican el uso de animales como por ejemplo: cultivos de células, tejidos y órganos, estudios epidemiológicos, estudios con voluntarios humanos, investigación clínica, modelos matemáticos e informáticos.

  • Testaje de productos

  • Animales explotados: Aves, Primates, Peces, Roedores, Perros, Cerdos, Conejos, Ovejas, Gatos

En Estados Unidos cada año se experimenta para la cosmética más de un millón de animales en experimentos, y en Canadá más de 3 millones.


Antes de vender un producto debe demostrarse que es seguro para el ser humano, para ello, productos cosméticos (perfumes, maquillaje, cremas, gel y champús, tintes, y desodorantes) y de higiene del hogar, se han testado en animales. Actualmente, más de 15.000 ingredientes de estos productos han sido certificados como seguros, por lo que no sería necesario seguir con este tipo de experimentación. En la Unión Europea la experimentación con fines cosméticos ha sido prohibida, pero eso no significa que no se comercialice con marcas que sí testan con animales. Es por ello que es importante informarse bien de:

A continuación os dejamos una imagen con la iconografía que los productos NO testados en animales suelen tener en su embalaje:

  • Investigación miliar

  • Animales explotados:Aves, Primates, Peces, Roedores, Cerdos, Conejos, Ovejas, Perros, Gatos

Protección animal
Testaje de diésel en chimpancés

Armas, agentes biológicos y químicos, e incluso, bombas nucleares, se prueban en animales sin anestesia. También se testan pruebas de resistencia en situaciones extremas o técnicas quirúrgicas militares en animales.


Sobre este departamento se tiene muy poca información debido a que todo se lleva a cabo en instalaciones federales y no se permite la inspección en ellas.

El mayor número de experimentos se usan para probar armas: se mira en los animales cómo podría llegar a dañar a las personas.


Estos experimentos son de una crueldad severa, debido al gran nivel de dolor al que se somete a los animales, además del gran porcentaje de muertes directas que causa.


También se prueba la resistencia a contactos físicos (como la exposición a dióxido de carbono, gases u otras sustancias químicas, descargas eléctricas, etc.) y a condiciones del entorno adversas (como presiones y temperaturas extremas). También se ha llegado a dañar animales para que médicos militares traten de curarlos.