Consejos Para un Paseo con Calidad (1/2): "El Paseo Es Su Momento"

El paseo es una de esas actividades que jamás deben faltar y que, si se hacen bien, aporta mucho bienestar y calidad de vida a nuestro compañero perruno.

Paseo con correas de, mínimo, 2 metros

Hay dos principios que queremos se os queden grabados:

En base a ambas afirmaciones os daremos el resto de consejos y, como son tan importantes, hemos preferido dividirlos en dos artículos.


Cabe destacar que los dos artículos hablan de manera genérica sobre cómo hacer un buen paseo, sin entrar en problemas de conducta o necesidades más específicas. Por lo que si tienes problemas en los paseos con tu perro, escríbenos y te asesoraremos adaptando las pautas a vuestras necesidades.


EL PASEO ES SU MOMENTO


A lo largo del día, las personas dedicamos todo nuestro tiempo al trabajo, hobbies, rutinas, etc., y no en todas ellas puede venir los perros, es por ello que los paseos son vuestro momento con ellos: exclusivamente, con ellos.


A esto, hay que añadir que los perros se pasan el día en casa y, en muchas ocasiones, solos y sin estimulación. El paseo es el momento en que más información reciben a través de sus sentidos, así que nos debemos a ellos y a acompañarlos en cada una de esas experiencias.


Es muy importante tener esto en cuenta ya que significa que adaptaremos el paseo a las necesidades del perro, no a las propias.


Entonces, ¿cómo podemos mejorar la calidad del paseo?

  1. Nada de teléfonos móviles durante el paseo: El móvil es un elemento distractor y que nos desconecta de la realidad que estamos viviendo, por lo que, al estar mirándolo podemos perder mucha información importante para nuestro perro. Cuando paseamos con nuestro perro, en muchas ocasiones, nos pregunta si ciertos estímulos deberían preocuparle (una persona corriendo, niños llorando…). Si, en esos casos, estamos observando al perro y lo acompañamos, nos podremos ahorrar futuros miedos. A su vez, si estamos pendientes de él y del entorno, podremos evitar sustos o experiencias negativas al poder anticiparnos a ellas.

  2. Correa de, mínimo, 2 o 3 metros: La idea que hay sobre que los perros van delante por dominancia es totalmente falsa. Los perros tienen sus propios ritmos y el paseo implica un mundo de estímulos a los que quieren acceder. Con estas correas los perros pueden sentirse con la libertad de conocer mundo de una manera segura y sin tensión (sensación de que van sueltos), por lo que van más tranquilos cuando pasean. Además, las experiencias suelen ser más positivas, su autoestima mejora (sienten poder de decisión en sus movimientos y que pueden ser autónomos) y el número de conflictos se reducen al no sentir la tensión de la correa.

  3. Deja que el perro olfatee: Recordad, es su momento, por lo que si quieren pararse muchas veces y durante largos ratos, dejad que lo hagan. El olfato es su sentido más desarrollado y, gracias a él, conocen mucho mejor el mundo. Además, olfatear les relaja y les cansa, así que eso ayudará a que haya más tranquilidad tanto en el paseo, como en casa.

  4. Uso de lenguaje o comunicación canina: Aunque no seamos conscientes, los mamíferos, en general, compartimos un mismo lenguaje (con las propias diferencias de cada especie, como los idiomas y dialectos) al que podemos recurrir para ayudar y comprender a nuestro perro. Por lo que utilizar las señales de calma para ayudarlos en miedos o para reforzar su lenguaje con otros perros es vital para tener un paseo de calidad. Por ejemplo, si veis que vuestro perro se tensa al escuchar a algún niño llorar, agachándoos a su lado, dándole la espalda al niño, le estaréis diciendo que no se tiene que preocupar; o si os encontráis con otro perro y vuestro perro camina olfateando el suelo, reforzad esa señal de calma dibujando un semicírculo (siendo uno de los extremos vuestro punto de origen y el otro, donde está el otro perro)

  5. Evita los “pipican” o el uso de juguetes o pelotas: En los pipican se juntan muchos perros y cada uno de ellos tiene su propia historia y mochila. Normalmente, los pipican son zonas de desfogue donde a muchos perros les toca gestionar los problemas de otros, cosa que no les pertoca. De todas maneras, si el pipican está vacío no hay problema en llevarlo y dejar que corra. Por otro lado, evitad el uso de juguetes ya que, en muchas ocasiones, generan un aumento de la ansiedad, pueden desembocar en conflictos y los perros dejan de hacer lo que deberían hacer en los paseos: olfatear.

  6. Momentos de calidad: Si tu perro disfruta de las caricias y del entorno, podéis buscar algún rincón tranquilo donde pasar un momento juntos entre mimos y masajes. Eso, además, hará que vuestro vínculo se refuerce.


Tal y como ya os hemos escrito anteriormente, esto son unas bases genéricas. Si queréis profundizar más en ellas o saber cómo acompañar mejor a vuestro perro, contactadnos y pasearemos con vosotros.



Momentos de desfogue en espacio controlado

19 vistas

06

Contacta

En Wild Souls queremos entender tus necesidades para poder ayudarte. Contacta con nosotros, ¡estamos aquí para resolver cualquier duda!

arrow&v
¿Prefieres llamarnos?

Colabora con nosotros:

logo_teaming.png
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

Calle María Auxiliadora (Badalona) 

699.124.375

info@wildsouls.org.es