Terapia asistida con animales en hospitales


Introducción: El niño/a hospitalizado/a


El 95,4 % de la población menor de 15 años ha utilizado los servicios sanitarios el último año. El 3,9 % de la población menor de 15 años ha estado ingresado más de 1 noche en un hospital en el último año, la gran mayoría en Hospitales de la Red pública.


El hecho de ingresar en un Hospital, sólo por ser una situación nueva para el niño o el adolescente, supondrá, en muchos casos, la aparición de conductas de ansiedad, estrés, miedo ante aquello desconocido, miedo al dolor y al sufrimiento; inseguridad, problemas por el aislamiento familiar, aislamiento respecto a los amigos y compañeros habituales.

En el proceso de hospitalización se pueden producir consecuencias negativas en el paciente, como alteraciones comportamentales (agresividad, trastorno del sueño, del hambre…), alteraciones cognitivas (déficit de atención y/o dificultad para concentrarse) y alteraciones emocionales (ansiedad, miedos, depresión, apatía y falta de interés).


Estas situaciones adquirirán diferentes matices según sea la edad del niño hospitalizado, el

tiempo de hospitalización, el tipo de patología, contar o no con un diagnóstico o estar a la

espera de éste, así como la actitud de la familia.


Aspectos a tener en cuenta:

  • EDAD: Cuanto más pequeño sea el niño, más miedos y ansiedad manifestarán, debido a la carencia de desarrollo físico y emocional que causa menor control de las emociones, más inseguridades, más necesidad de apoyo del adulto y más sensibilidad a la tensión y ansiedad del entorno.


  • TIEMPO DE HOSPITALIZACIÓN: A la ansiedad del ingreso hay que sumar el nerviosismo y dudas cuando el tiempo de éste sobrepasa un determinado periodo.


  • PATOLOGÍA: Un niño con un traumatismo o una intervención quirúrgica menor, presenta la típica ansiedad derivada del ingreso, pero en los casos que la patología es oncológica, crónica o severa, pueden producirse cambios muy importantes en la vida psicosocial que pueden ir desde la negación de la enfermedad, pasando por la agresividad o un estado de pasividad e indiferencia.


  • TRATAMIENTO: Si el tratamiento es con fármacos, radioterapia o quimioterapia, pueden producirse cambios profundos en el comportamiento de la persona y se necesita muchas veces el apoyo de profesionales.


  • ACTITUD FAMILIAR: La actitud de la familia puede aumentar o reducir la ansiedad y los miedos de los niños. Los impactos que se producen en la familia durante la hospitalización de un niño pueden ser:

  • Impacto psicológico: ansiedad, estrés

  • Impacto físico: alteraciones del hambre, del sueño…

  • Impacto emocional: bajas laborales, costes económicos…

  • Impacto social: ruptura de relaciones sociales, rupturas de parejas...


Historia de la Intervención Asistida con Animales en personas hospitalizadas


En 1859, en Notes of Nursing, Florence Nightingale escribió:


“Un pequeño animal de compañía es, a menudo, una excelente terapia contra la enfermedad, especialmente para las enfermedades hospitalarias de larga duración [...] Ser capaz de poder alimentarlo y limpiarlo sin ayuda de nadie le impulsa a recobrar la autoestima y le anima a hacer otras cosas”.


Kerlikowoski, en 1954 introdujo pájaros, conejos y hámsters en un pabellón pediátrico. Los resultados mostraron una mejora a nivel emocional (amaban a los animales y estaban menos deprimidos), de comunicación (menos introvertidos) y de hábitos (de higiene y

cuidados personales).


En los años 70, Samuel y Elisabeth Corson estudiaron la viabilidad de la terapia asistida por animales en un entorno hospitalario, obteniendo excelentes resultados. Para ello emplearon perros en un hospital psiquiátrico con 50 pacientes que no respondían al tratamiento tradicional, obteniendo un aumento de la comunicación y la autoestima, además de independencia y capacidad de asumir responsabilidad para el cuidado de los animales.


Tras este periodo, empiezan a aparecer múltiples estudios científicos publicados en revistas como el Journal of Children Adolescent Psychiatry, Nursing, Journal of Gerontology Nursing,

Journal of Psychosomatic medicine, Neuropsychology, etc. que demuestran la efectividad de la Terapia Asistida por Animales.



En 1980, E. Friedman, J. Lynch y S. Thomas publican un estudio titulado "Animales de compañía y supervivencia en pacientes un año después de salir de una unidad de cuidados coronarios", en el que demuestra que, gracias a los animales, los pacientes aumentaron la comunicación, le facilitaron la inserción en la sociedad, aumentaron la autonomía y mejoraron su autoestima.



Varios estudios, como los de Aubrey H. Fine (2005), Cusack (2003) o Lan Robinson (1995) han demostrado que, gracias a la compañía de un perro, las personas reducen el estrés, la

hipertensión arterial, la sensación de soledad y ayuda a que éstas se socialicen y mejoren su estado anímico.


Asimismo y en los últimos años, los programas de Terapia Asistida con Animales (TAA) han gozado de una gran impulso y difusión en nuestro país en los distintos ámbitos médicos y terapéuticos (Estivill, 1999), entre ellos el de la Pedagogía Hospitalaria, que con la inclusión de un animal persigue mejorar la calidad de vida de los enfermos (Martínez Abellán 2002).


Beneficios de la terapia asistida con animales en personas hospitalizadas


BENEFICIOS FÍSICOS

✓ Mejora la psicomotricidad.

✓ Reduce la tensión arterial.

✓ Promueve la relajación: Al acariciar un animal proporciona un estado de relajación, el cual provoca una disminución de la presión arterial.

✓ Motiva las salidas al exterior.

✓ Reduce los niveles de estrés y ansiedad.

✓ Mejora los patrones de sueño y las alteraciones del hambre.



BENEFICIOS PSÍQUICOS

✓ Reduce la sensación de miedo hacia lo desconocido, al dolor y al sufrimiento.

✓ Mejora la atención y concentración.



BENEFICIOS SOCIALES

Relación: Los animales pueden abrir vías de seguridad emocional, que a veces no se consiguen con el terapeuta.

Socialización: se consigue mejorar la socialización entre pacientes, entre pacientes y persona y entre pacientes, personal y familiares o visita.

Comunicación: en muchas ocasiones es inexplicable la comunicación que se da entre los niños y los animales. Los mismos, motivan a los niños a expresarse, fomentando el lenguaje verbal y no verbal.

Colaboración: ésta aumenta entre los usuarios y el personal de los centros cuando hay un animal presente.

Autocontrol.

Reduce la agresividad: en muchas ocasiones se pueden producir alteraciones comportamentales como la agresividad. Al utilizar un animal para acercarse a estas personas, se consigue un descenso de estas alteraciones.



BENEFICIOS EMOCIONALES

✓ Motiva a crear vínculos con familiares y amigos y nuevos compañeros/as.

✓ Mejora la confianza y seguridad.

✓ Aumenta la motivación para realizar nuevas tareas.

Alivia la soledad: en muchas ocasiones los usuarios se sienten aislados y no se integran con el resto de compañeros. Además suelen sentirse apartados por sus familiares y amigos habituales. El animal consigue sacarlo de este estado de soledad, despertando en él/ella distintas sensaciones.

Superación de la frustración: a causa de algunas enfermedades, los pacientes pierden la capacidad para realizar algunas actividades. Con los animales los usuarios son capaces de no caer en la frustración e intentan realizar la actividad que se les pide hasta conseguirla.

Aceptación: Los animales tienen la facilidad de aceptarte incondicionalmente. No les preocupa cómo es esa persona, ni lo que dice. No juzgan, perdonan y no tienen dobles intenciones



BENEFICIOS SENSORIALES

El tacto: es el sentido primordial en este tipo de terapias ya que el pelaje de los distintos animales, el calor que desprenden y su proximidad hace que la sensación de cercanía sea más grande.


✓ Además ofrecen consuelo a las personas que tienen afectados otros sentidos como la visión o el oído, haciéndolos sentir más próximos al resto de compañeros.




BENEFICIOS EDUCACIONALES

✓ Mantener conceptos básicos y complejos: reforzar e intentar mantener distintos conceptos ya adquiridos.


Nuestro trabajo: Respeto y empatía


Desde Wild Souls apoyamos el uso terapeutico de los animales siempre y cuando se respete la naturaleza del animal, sin forzarlo a hacer nada que no quiera ni a estar donde no quiere estar. Fomentamos el vinculo entre usuario y animal para que ambos quieran estar acompañados del otro, sin interdependencia ni obligación. Si quieres conocer nuestros servicios de terapia con animales visita nuestro blog, si ya estas convencid@ de contratar nuestros servicios de terapia mándanos un email ¡Estaremos encantadas de ayudarte!


91 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo